domingo, 2 de marzo de 2014

Conferencia Magistral: “VALES MÁS DE LO QUE PIENSAS”

FECHA: Jueves 6 de marzo, 08:00 pm
LUGAR: Auditorio I.E. “Carlos A. Olivares”, Chepén
PONENTE: P. Walter Malca Rodas / Sacerdote - Escritor - Conferencista.
ORGANIZA: Topoequipos Medina SAC

“Es una conferencia que nos invita a ver y entender que  somos muy valiosos. Se trata de descubrir nuestro verdadero valor y ser felices. Sacar de nuestro interior el enorme potencial que tenemos, un océano lleno de virtudes y cualidades que aún no hemos descubierto. Está dentro de uno mismo. Si deseas lograr todo lo que anhelas y deseas ser en la vida tienes que iniciar pensando bien de ti mismo: si crees que eres un ser digno, magnífico, extraordinario, genial y merecedor de la vida, la dicha, la paz y la felicidad, lograrás cosas extraordinarias. ¡Pruébalo y te convencerás! ¡Descubre tu verdadero valor!

En realidad eres muy valioso, porque eres Hijo de Dios. Eres muy valioso porque eres un ser único, absoluto e irrepetible. No ha existido, no existe, ni existirá un ser idéntico a ti. Podrá haber alguien semejante a ti, pero jamás uno idéntico. Por eso, si te pierdes se pierde algo muy valioso, que no se puede reemplazar.

Dentro de de nosotros radica una fuerza interior impresionante: se trata de la fuerza de Dios. Descubramos esa fuerza y así la paz y la armonía retornarán a nuestra vida. Descubre tu fuerza interior. Descubre tu verdadero valor como persona y serás inmensamente feliz.” (P. Walter Malca Rodas)


DESCUBRE TU VERDADERO VALOR
               P. Walter Malca Rodas
Sé fuerte.
Tú vales mucho.
Tú eres único.
No permitas que nada, ni nadie te atropelle.
No dejes que te humillen.
Aprende a defenderte.
Lucha por lo que crees que es bueno para ti.
Deja a un lado las cosas que te hacen daño.
Quiérete mucho.
Llénate de fortaleza.
La vida es hermosa,
¡Disfrútala!
Aprende a ser feliz.
Tú puedes salir adelante.
No te desanimes.
Has nacido para triunfar y ser feliz.
Cree en Dios y cree también en ti.
Aprende a valorarte;
si tú no te valoras nadie más te va a valorar.
Recuerda aquella frase: “Así como te ven te tratan”.
Si te ven con la cara de tonto,
te van a tratar como tonto;
si te ven con la cara de sabio,
te van a tratar como sabio.
Jamás te desanimes,
Mejora tu apariencia.
Tú vales mucho.
Eres hijo de Dios
y una maravilla de la naturaleza.
¡DESCUBRE TU VERDADERO VALOR!

EL ALTAMENTE PELIGROSO SERVICIO DE MOTOTAXI




Por: Hugo Reyna Goicochea

En las últimas dos décadas, por los déficit crecientes del transporte urbano, inicialmente en las grandes ciudades de la costa, ingresaron al mercado, unas frágiles unidades móviles motorizadas bautizadas como mototaxis o motocar, que por sus bajos costos en el servicio, crecieron muy rápidamente, hasta saturar con su presencia bastas zonas urbanas; originando serios y delicados problemas, con saldos lamentables de cientos de muertes y secuelas de minusvalías, problemática que ha desbordado los tímidos intentos de regulación de las autoridades municipales.

EL SERVICIO DE MOTOTAXIS
Constituyen unidades motorizadas adaptadas de motos lineales, que en las últimas décadas, han masificado su presencia en determinados países del mundo, como una respuesta barata para el servicio de transporte urbano, para conducir hasta dos (2) pasajeros. Su presencia se da en países con altas concentraciones urbanas como Filipinas, Indonesia, Malasia, China y en la India. Las principales  fabricantes de este tipo de unidades motorizados se encuentran en la India, siendo las marcas más conocidas: Bajaj, Piaggio Greaves, Motores de la Fuerza, automóvil de Atul y automóviles de Kerala.

EL MOTOTAXI EN EL PERÚ
En nuestro país, no obstante el potencial peligro de este tipo de servicio, en las últimas décadas, ha logrado un crecimiento muy significativo, en un número creciente de centros urbanos de la costa, sierra y selva.
En  la normatividad legal, en nuestro país, se reconoce este tipo de servicio, dentro de la categoría de “Transporte Público Alternativo de Pasajeros” o “Sistema  PARATRÁNSITO” (Plan Maestro de Transporte Urbano para el Área Metropolitana de Lima y Callao”); con una conceptualización de apoyo al servicio de pasajeros con carácter complementario, en zonas periféricas fundamentalmente.

EL DELICADO PROBLEMA DEL TRANSPORTE URBANO
Nuestra ciudad capital, no es ajena a las necesidades, cada vez más exigentes, de demanda de transporte público, como consecuencia del acelerado crecimiento urbano que ha tenido en las dos últimas décadas. La presencia de una población urbana flotante, foránea, cada día más creciente, producto de las expectativas de las actividades mineras, el crecimiento espontaneo del área urbana, en base a intereses especulativos, sin control y regulación alguna por parte de las autoridades municipales, y la supuesta promoción del gobierno central en la apertura del mercado nacional al ingreso de las combis y vehículos usados-años noventa- generó un clima propicio para la aparición de numerosas líneas de transporte urbano e interurbano, con serias deficiencias y peligrosidad. En este contexto, también se ha propiciado la masificación de la presencia de mototaxis que han copado y han hecho  colapsar, desde mucho tiempo atrás, el soporte vehicular en calles, cuyas vías son sumamente estrechas, característica de una ciudad eminentemente andina; cuyo Centro Histórico, sufre las consecuencias de una alta saturación de vehículos motorizados, de todo tipo, especialmente taxis y mototaxis: “algo realmente insólito para una ciudad que se precia de histórica y eminentemente turística”.

EL INFORMAL SERVICIO DE MOTOTAXIS
Si bien, podría afirmarse, que inicialmente este servicio en la década de los noventa, se presentó como un paliativo al déficit del servicio de transporte urbano, por sus costos populares; lo real es que al momento, se desconoce cifras oficiales de la cantidad de estas unidades móviles que invaden diariamente las principales arterias de la ciudad, desde la periferia hasta el mismo Centro Histórico y que hacen del tránsito urbano un verdadero “pandemonio”, sin respetar en lo mínimo las reglas de tránsito establecidas, las mismas que son quebrantadas olímpicamente por sus conductores, sin control y sanción alguna.

La denominada “cultura combi” a que hacían alusión las acciones temerarias y conductas infractoras de los conductores de “combis” en la capital del país, así como de otras ciudades de la costa, no es sino una derivación hacia las conductas infractoras de los conductores de mototaxis, quienes adicionan una dosis más de informalidad. Todo este barullo en la práctica del transporte público, ha ocasionado miles de accidentes de tránsito con secuelas de cientos de muertos  y heridos, así como de minusvalías permanentes en sus víctimas, que las entidades del Estado y la autoridad formal es aún, incapaz de contener y controlar.

En Cajamarca, qué duda cabe, el servicio de transporte urbano e interurbano, viene experimentando alarmantes connotaciones de caos, informalidad y arbitrariedad que el nivel de gobierno municipal tampoco ha podido, ni puede regular. Existen grupos de poder que controlan las líneas de transporte, que en la práctica han arrinconado a la autoridad municipal, en los últimos años, haciendo prácticamente estériles sus timoratas acciones de querer ordenar y reorientar las rutas y recorridos para estos servicios. Recordemos sino, cuando cientos de mototaxis sitiaron el local municipal del jirón Cruz de Piedra o cuando han hecho lo mismo en las instalaciones del Capac Ñan, obligando a retroceder las pocas intenciones de querer poner orden.

Actualmente sus gremios formales e informales,  ejercen fuerte presión con amenazas de paralizaciones y bloqueos de vías, situación que mantiene en jaque a la actual gestión municipal.
Así como van las cosas, no será sino, un grave problema, que se trasladará a la nueva gestión municipal, pesada y tóxica herencia de un caótico servicio de transporte urbano, que en caso del servicio de mototaxis implica infracciones de carácter permanente: ingreso a vías rápidas, circulación en vías nacionales, conducción de más de dos pasajeros, circulación contra el tráfico, temeridad en sus maniobras, adelantar por la derecha, conductores menores de edad, uso de unidades sin placa ni SOAT, entre otras perlas, que las autoridades policiales no pueden o no quieren controlar.


Frente a esta crucial problemática, esperamos propuestas concretas viables y realistas, al margen de posturas demagógicas por parte de los candidatos al sillón municipal. Cajamarca requiere de grandes y creativas soluciones a sus graves problemas; caso contrario corremos el riesgo de que los mototaxitas, como dice el adagio popular: “nos levanten en peso y siga convertida Cajamarca en una verdadera jungla”.